jueves, 9 de junio de 2016

PREPARADOS, LISTOS… SALIDA NULA

El proyecto de Real Decreto del Plan Renove está preparado. Los interesados, obviamente, están listos para poder acogerse a las ayudas anunciadas. Pero no. Por ahora va a ser que no.

El anuncio hecho por la ministra en funciones durante la pasada FIMA, recogido en una entrada anterior de este blog, se quedó, como advirtieron en su momento algunas voces, en pura propaganda. Lo que no entiendo es a cuento de qué.

Porque si el borrador estaba preparado y ya se conocía el bloqueo político existente, la maniobra de envío a las CCAA y organizaciones agrarias a la postre se ha confirmado como una manera de jugar al despiste más que un propósito real de ponerlo en marcha.

En cualquier caso, como el borrador está ahí, conviene saber que el RD tiene como objeto establecer la regulación de la concesión de subvenciones para la adquisición de tractores y otras máquinas automotrices y determinadas máquinas arrastradas y suspendidas nuevas, así como determinados elementos de precisión. Y advierte también de que los equipos de aplicación de productos fitosanitarios y de distribución de fertilizantes sólidos, arrastrados y suspendidos nuevos, deberán pasar unos ensayos previos de uniformidad de la distribución del producto, en determinadas estaciones de ensayo autorizadas por el MAGRAMA.

Considera necesario fomentar la introducción en los tractores y máquinas agrícolas en España, de dispositivos que justifiquen agronómica y económicamente la aplicación de los insumos agrícolas, conservando así los recursos naturales. Aquí se refiere a sensores de las condiciones ambientales y geográficas, gestión de la fertilización a partir de la detección de las necesidades, sistemas de medida precisa de rendimientos, sistemas de guiado, de logística del parque de maquinaria, así como elementos que permiten realizar la labor de manera más respetuosa con el medio, como los dispositivos para localizar la disposición de abono en su área objetivo.

La música suena bien, ¿verdad? Podría continuar ampliando detalles, pero no de momento es mejor no poner los dientes largos. Primero, porque en el mejor de los casos los 5 millones presupuestados parecen son raquíticos. Y después, porque el único pistoletazo de salida anunciado parece ser el de unas nuevas elecciones. Así que, salvo un brusco giro de los acontecimientos, toca esperar.

sábado, 26 de marzo de 2016

EL NEORRURALISMO Y EL SECTOR PRIMARIO

Antonio, antiguo profesor que ha trasladado su residencia a un inhóspito pueblo de la montaña pirenaica, se muestra satisfecho con lo que tiene: un precioso edificio de piedra restaurado, con media docena de alojamientos muy acogedores, que “son negocio únicamente en temporada alta, es decir, Navidad, Semana Santa y verano”.

En la finca anexa, Javier, un agricultor de menos de 25 años, alimenta una veintena de cabezas de ganado, con un tractor más viejo que él y unas herramientas no menos vetustas, en una explotación cuya imagen es justo la antítesis de la casa rural anterior. “No me ayuda nadie. Hago esto porque me gusta y trabajo en el negocio familiar con mi padre, que ya no puede trabajarlo como ha hecho durante años. La rentabilidad es mínima”, explica.

Observando a ambos, se me ocurren montones de preguntas. ¿Por qué este agravio comparativo entre Antonio y Javier, ejemplo de los muchísimos casos similares existentes en España? ¿Por qué se apoya de forma más decidida el modelo empresarial vinculado al sector servicios? ¿Por qué un emprendedor procedente de la ciudad no encuentra alicientes para invertir en agricultura y/o ganadería? Bueno, esta última pregunta es de fácil respuesta para cualquiera de los profesionales que estáis leyendo esto (os animo a hacerlo en la parte inferior).

En fin, que o cambian mucho las cosas o estamos abocados a eso que se llama Neorruralismo, un movimiento sociológico surgido en los ’60 basado en la huida desde la ciudad al medio rural, en principio sin mayor interés que la búsqueda de entornos libres, tranquilos y de belleza paisajística. Los ‘emigrantes’ están convencidos de que sus últimos años de vida serán mejor en el campo e incluso se lanzan a nuevas aventuras empresariales.

Sería absurdo negar que, en algunas zonas, este movimiento ‘neorrural’ ha originado un cierto freno al despoblamiento y una recuperación económica. Pero conviene advertir de que, en muchos casos, se trata de personas con poco interés en las actividades agrarias propias de su nueva zona de residencia, e incluso se aíslan de la población rural local. ¿Por qué? Entre otros motivos, porque nadie se preocupa de evitarlo, especialmente quienes conceden esas ayudas para lo que llaman Desarrollo Rural, ese amplio y ambiguo concepto que cada vez que lo leo o escucho lo encuentro más alejado de un sector primario por el que debería apostarse, como mínimo, con igual fuerza.

viernes, 11 de marzo de 2016

HACEN FALTA AGRICULTORES JÓVENES, NO SOLO REJUVENECER EL MUNDO RURAL

Jóvenes agricultores aragoneses
prueban en campo un tractor JCB Fastrac 3230.
Rejuvenecer el mundo rural, y especialmente las tareas agrícolas que conlleva, es, desde hace años, un reto para diferentes administraciones. Pero lo cierto es que hasta ahora mucha palabra y pocos resultados. Prueba de ello es que solo el 5% de los agricultores españoles tiene menos de 35 años. Cualquier programa de desarrollo del medio rural debería, no solo contemplar, sino apostar de forma rotunda -es decir, dotando de las partidas presupuestarias adecuadas- por el agricultor joven.

Es muy loable ver en nuestros pueblos jóvenes empresarios/as al frente de una casa rural o de un comercio con productos locales, pero igual o más importante es asegurar su presencia en el campo propiamente dicho, realizando las imprescindibles labores agrícolas necesarias para alimentar a la población y, de paso, favorecer la economía local, regional y nacional. Pero a estos se les ve como agricultores (para algunos un oficio casi 'de segunda'), cuando en la mayoría de los casos son igual de empresarios/as que los anteriormente citados. o que muchos otros que desempeñan otro tipo de actividades 'mejor vistas'.

En el V Foro Nacional de Desarrollo Rural, celebrado el pasado mes de febrero en Zaragoza aprovechando el marco ofrecido por FIMA. se puso de manifiesto que en España, alrededor de un 85% de los agricultores no tiene formación más allá de la escuela, lo que contrasta con otros países europeos, como Holanda (50%), con un nivel de estudios agrícolas más alto.

Jose Luis Lavilla Heras, director del Centro de Formación y Estudios Agrorurales (CFEA), de Catalunya, advirtió de la pérdida de agricultores y ganaderos. “La agricultura convencional, tiene una percepción negativa por parte de la sociedad urbana, que busca alimentos ecológicos y respetuosos con el medio ambiente. Todos estos factores están haciendo que los jóvenes se planteen los estudios vinculados a la agricultura como alternativa de futuro”.

Conociendo en cabina los detalles del espectacular
Deutz-Fahr 7250 TTV Warrior, en color negro.
Aquí es donde seguimos teniendo una asignatura pendiente, porque gran parte de la creciente población urbana sigue observando al agricultor como un empleo de baja cualificación, al que prácticamente puede acceder cualquiera. Basta con saber manejar un tractor o una cosechadora, creen ellos, como si solamente eso fuera sencillo.

La formación en ‘Agricultura 2.0’ es necesaria en esta nueva era de la actividad agrícola, sin dejar de lado la formación personal que, como afirmó Mario Cequier Plana, de 35 años, ejemplo de formación superior desde un área remota rural, “es mucho más importante que la académica”. “Se debe potenciar la formación empresarial, y sobre todo fomentar la cultura del emprendimiento a partir de formación dirigida a este tema", añadió.

En ese mismo Foro, Eugenio Fernández, agricultor madrileño de 27 años, coincidió en que la formación es “es necesaria para obtener las bases para llevar a cabo tu labor diaria, pero donde de verdad se aprende el oficio, y se avanza como profesional, es la actividad diaria”. La realidad, como dijo José Félix Curieses, agricultor leonés de 40 años, es que “a día de hoy es casi imposible incorporarse a la actividad agraria si no es heredando las explotaciones familiares”. ¿Por qué? Entre otros motivos, porque no cuentan con los apoyos necesarios ni se facilitan las cosas suficientemente. Los participantes coincidieron al señalar que las subvenciones para la incorporación de jóvenes agricultores son complejas e insuficientes.

Además de los retos formativos y económicos, el Foro abordó también los desafíos sociales que se encuentran los jóvenes a la hora de emprender en el medio rural. Pero esto lo dejo para una próxima entrada, que también tiene lo suyo...

lunes, 29 de febrero de 2016

¿HABRÁ PLAN PIMA-TIERRA 2016?

Durante la jornada inaugural de la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola (FIMA), la ministra de Agricultura en funciones, Isabel García Tejerina, dijo que el borrador del real decreto del nuevo Plan PIMA-Tierra está (o estaba) casi terminado y que en breve procederían a su traslado a las comunidades autónomas y a las organizaciones profesionales agrarias para que puedan realizar sus aportaciones.

La partida presupuestada anunciada volvería a ser de 5 millones de euros, que -como ya escribí aquí hace dos años- me parece raquítica, por no utilizar otro epíteto más contundente. Basta con ver las inyecciones aplicadas a finales del pasado año en Francia o Italia, y que permitieron maquillar unos mercados con síntomas depresivos, para hacer la comparativa proporcional.

El problema añadido ahora es la situación política. La ministra hizo el anuncio desde su cargo "en funciones" y, en principio, no parece que vaya a repetir. De hecho, según el Gobierno que se forme -si llegan a ser capaces de formar alguno- cambiará el formato actual del Ministerio de Agricultura, que incluso puede llegar a desaparecer como tal.

Y el Plan PIMA-Tierra 2016, ¿qué? Pues eso, a esperar. Lleva toda la razón Apag Extremadura Asaja cuando dice que "la parálisis política que vive el país no puede interferir en el normal funcionamiento de la administración".

Y, mientras, el mercado del usado volvió a crecer en 2015. Es el cuarto año consecutivo que sucede en tractores, con 26.524 transacciones. ¿No se quería renovar el parque? Pues parece que no se está consiguiendo.

miércoles, 17 de febrero de 2016

ZARAGOZA SE VISTE DE FIMA

39 ediciones y la Feria Internacional de la Maquinaria Agrícola (FIMA), que  se celebra en Zaragoza del 16 al 20 de febrero, goza de una salud de hierro. Lo confirman los números, con récords de expositores (1.357), de superficie (150.000 metros cuadrados) y, casi con toda seguridad, de asistentes (se pueden superar los 200.000).

No hace mucho circuló una corriente, según la cual, las ferias de maquinaria ‘estáticas’ perderían protagonismo víctimas de los medios digitales y de la búsqueda creciente de contenidos dinámicos.

Se cuentan por centenares, por miles, los grupos nacidos en la Red relacionados con la mecanización agrícola. Todos ellos están repletos de información actualizada por los propios usuarios, ávidos de buscar y/u ofrecer contenidos de interés para esa comunidad.

Por otro lado, hace dos años se puso en marcha en España DEMOAGRO, la gran feria en campo que tan buena acogida ha tenido por las grandes marcas del sector. Algún directivo de estas compañías llegó a decir que comenzaba el declive de FIMA, que el futuro pasaba solamente por ese tipo de jornadas. La marca que dirige ese directivo vuelve a estar presente en Zaragoza con un importante stand.

Y es que una cosa no quita la otra. DEMOAGRO e Internet no pueden con FIMA. Son herramientas complementarias. Un sumatorio de información para los profesionales. Y, en el caso del certamen aragonés, supone además punto de encuentro y cita con otros compañeros de profesión, incluso competidores, con los que analizar y compartir impresiones sobre el futuro.

Eso sí, conviene recordar que aunque FIMA es, básicamente, una feria ‘de salón’, también cuenta con un área exterior destinada a demostraciones.

Lo que han tenido claro desde la organización es que el futuro son los jóvenes y a ellos se les ha hecho un guiño. Bueno, dos. Por un lado, se creará una bolsa de trabajo para que “las empresas participantes dispongan de un semillero de experiencia y currículos, que favorezca la renovación y la profesionalización del sector”. Por otro, el siempre atractivo Congreso Nacional de Desarrollo Rural, se centrará en su quinta edición en 'Los retos de los jóvenes agricultores', para abordar las posibilidades de futuro y los nuevos tiempos para los profesionales que se incorporan a la agricultura.

Junto a los jóvenes, el otro foco de atención estará centrado, como es habitual en un evento de estas características, en las nuevas soluciones tecnológicas presentadas por los expositores. En 2016 ya son pocos los profesionales de primer nivel que pueden encontrar sorpresas en FIMA porque todo, o casi todo, lo tienen ya en Internet.

Pero no es lo mismo. En Zaragoza, además de poder ver y tocar en primera persona ese producto o solución tecnológica de su interés, puede recabar la opinión de los expertos e incluso asistir a conferencias como la dedicada a ‘Nuevas Tecnologías en maquinaria y equipos agrícolas para una agricultura competitiva y sostenible’.

En definitiva, la agricultura del arco mediterráneo, e incluso de otras regiones del planeta, tienen en FIMA “un escenario especial en el que las empresas confían como motor para impulsar las nuevas tendencias del mercado”. Lo dice el presidente de Feria de Zaragoza.


- Récord de expositores (1.357) y de superficie (150.000 m2).
- Mercado español al alza en 2015. Ligero retroceso en enero de 2016.
- 33 novedades técnicas de 19 empresas.
- Premio Excelencia a la empresa Servicios Integrales Yago Aznar, de Lécera (Zaragoza).
- Reconocimiento de internacionalidad.

jueves, 11 de febrero de 2016

LA PAC, EL DESARROLLO RURAL Y LOS RECORTES

A mediados del pasado mes de diciembre finalizó el proceso de adopción del conjunto de los 118 planes previstos para el período 2014-2020 correspondiente al Programa de Desarrollo Rural (PDR). Con una dotación de 99 600 millones de euros procedentes del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) y otros 60 600 millones de euros cofinanciados por fondos públicos nacionales y regionales o inversiones privadas, los PDR pretenden ayudar a las zonas y comunidades rurales europeas a afrontar los actuales retos económicos, medioambientales y sociales.

La ayuda al desarrollo rural es el segundo pilar de la Política Agrícola Común (PAC), que concede a los Estados miembros una dotación financiera de la UE cuya gestión se realiza, a escala nacional o regional, al amparo de programas plurianuales cofinanciados. En total, están previstos en los 28 Estados miembros 118 programas por valor de 99 600 millones de euros (importe superior a los 95 600 millones de euros anunciados hace un año debido a las transferencias del primer pilar).

Ahora, el Comité Europeo de las Regiones (CDR) aprueba un dictamen para impulsar la modernización de las zonas rurales con el objetivo de atajar las crecientes diferencias económicas y sociales con las ciudades, llamando a potenciar sectores como el agroalimentario y a modernizar las estructuras productivas para mejorar la calidad de vida en estas áreas. No en vano, las regiones rurales e intermedias representan en su conjunto el 91% del territorio de la UE: en ellas vive el 60% de la población, se genera el 43% del valor añadido bruto y se sitúa el 56% de los puestos de trabajo.

Sin embargo, el CDR alerta de que los recortes en la financiación ponen en riesgo su viabilidad. Según la Comisión Europea, se prevé que a las zonas rurales se les asigne menos del 25% del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. En comparación con el período 2007-2013, también se han reducido en un 11% los fondos disponibles en el marco de la política agrícola común (PAC). A los dirigentes locales les preocupa igualmente el hecho de que los Estados miembros transfieran cada vez más fondos de la PAC del desarrollo rural a las inversiones en agricultura y los ingresos agrícolas directos, ignorando de este modo el crecimiento sostenible a largo plazo.

Los líderes locales y regionales comparten el llamamiento en favor de un Libro Blanco sobre una política de desarrollo para las zonas rurales después de 2020, una iniciativa del Intergrupo de Zonas Rurales, Montañosas y Periféricas del Parlamento Europeo y del Movimiento Europeo de la Ruralidad (M. E. R.).

lunes, 7 de diciembre de 2015

FIEBRE POR EL ALMENDRO

Vuelve a casa por Navidad”. Tan acertado eslogan lo utiliza desde hace décadas la marca ‘El Almendro’, conocida por sus turrones y otros muchos dulces típicos de esta época del año.
Y precisamente por el almendro (con minúscula) se ha desatado en el campo español una fiebre que ha llevado a muchos agricultores a reconvertir hectáreas y plantar un árbol cuyo fruto está alcanzando unos precios importantes.

Solo en Castilla-La Mancha, provincias como Albacete, principalmente cerealista pero con abundancia de otros cultivos, está viviendo en los últimos tiempos una importante transformación. Pero algo similar sucede en otras comunidades. En Levante se llegan a sustituir cítricos. En Andalucía, por su parte, se pudieron leer meses atrás anuncios en viveros especializados advirtiendo de la falta de la planta de maceta como la de producción de vivero de campo. Con datos de 2012, en esta comunidad se cultivaban unas 150.000 hectáreas y se producían 40.000 toneladas de almendras, volúmenes que crecerán de forma sustancial. Basta con recorrer algunos pueblos de la geografía española para comprobar los cientos de hectáreas dedicados ya a este cultivo.

Esta vorágine surge por los buenos precios y por las perspectivas que ofrece el mercado, en base a un crecimiento de la demanda de almendra en torno al 5% anual, especialmente en ciertos países asiáticos, como China e India. España, por ahora, importa prácticamente el doble de lo que es capaz de producir. Esta tendencia muy probablemente cambie en los próximos años con las nuevas plantaciones establecidas.

Regadío y secano
Otra ventaja que ofrece el almendro es la posibilidad de darse en regadío y en secano, si bien la primera alternativa es la mayoritariamente elegida en España. Además, las zonas olivareras se benefician también de la utilización de la misma maquinaria, lo que reduce costes de inversión y optimiza los recursos. Hay nuevas plantaciones del sur que apuestan por un cultivo intensivo, algo similar a lo que pasó con la reconversión de olivares tradicionales a intensivos o superintensivos.

Algunas estimaciones hablan de que si en secano se producen 1.000 kg/ha de almendras, que se traducen en unos 400-500 kg de frutas, en regadío se multiplica hasta los 2.000 kg/ha y 1.000 kg de fruta. Según explica Asaja Andalucía, se plantan sobre todo variedades tardías y autofértiles (macho y hembra en la misma planta) y se plantan de forma que van unos 200 árboles por hectárea, con un coste de 3.000/4.000 €/ha. Los árboles tardan cuatro o cinco años en estar a un 80% de producción.

Plantación
Son varios los factores que deben observarse a la hora de la plantación del almendro. En el diseño y el marco de la plantación se deben considerar las condiciones ecológicas y edafológicas, amén del vigor de la variedad y del patrón, el nivel y tipo de mecanización, el tipo de recolección y, por supuesto, si se realiza en secano o en regadío.

Los marcos de plantación tradicionales se sitúan entre 7,5 x 5,5 y 6 x 3,5, con formación en vaso. En variedades poco vigorosas pueden usarse marcos de plantación de 6x6 o 6x5. El almendro es un árbol de la familia de las rosáceas, de raíz profunda, tronco de 7 a 8 m de altura, madera dura, hojas oblongas y aserradas, flores blancas orosadas, que florece muy temprano. Es muy sensible a la asfixia radicular y a los ataques de hongos, por lo que los trabajos previos de preparación del terreno deben realizarse con pulcritud, eliminando restos anteriores.

A continuación puede recurrirse a la vertedera con profundidades cercanas al metro, seguida de otras pasadas de laboreo secundario para favorecer el desarrollo de raíces y la entrada del agua de lluvia, además de poder aplicar el abonado de fondo (20-40 t/ha de estiércol bien humificado para mejorar la estructura del suelo) y algún herbicida de contacto. En las plantaciones modernas de regadío normalmente se sigue un plan de abonado. Las extracciones aproximadas de N-P-K por tonelada de almendra son de 25 kg, 40 kg y 50 kg, respectivamente.

Sobre el terreno
Para conocer algo más sobre el método de plantación, el agricultor toledano Alejandro Hernández nos explica el proceso que ha seguido en las últimas semanas durante la plantación de almendros.

En primer lugar, marcamos a cadena la parcela, con una separación del camino o lindes de unos 5,5 m. A continuación se utilizan cañas para señalar el camino en el que se abrirá, con la ayuda del tractor, un surco con el topo (rayar)”. Alejandro utiliza un marco de plantación de 7x7, esto es, una separación entre árboles de 7 metros, “para que a la hora de la recolección, la maquinaria (tractor con paraguas) pueda moverse sin problemas”. De esta forma ha conseguido plantar 304 almendros en algo menos de 2 ha.

El siguiente paso es “la plantación de los almendros con topo manual, es decir, se vuelve a pasar por las rayas marcadas con un cajón en la parte trasera del topo, donde se van introduciendo las plantas cada vez que el apero pasa por los cruces de las indicaciones”. Luego procede a la colocación manual de los tubos que protegen a la planta de los ataques animales y de la climatología adversa para favorecer su crecimiento en busca de la luz y, seguidamente, con la ayuda de un azadón se cierran las zanjas junto a la planta para poder regarla. 

Más adelante se procede a la guía del árbol colocando cañas atadas a la planta para que crezcan rectas”, prosigue el joven agricultor. “Una vez que tengan ramas suficientes, se debe hacer la ‘cruz’ entre los 90 y 120 cm del suelo”.

Alejandro considera que “con una buena cría de la planta se pueden llegar a obtener las primeras almendras dentro de cuatro años”. Es consciente de que en este periodo deberá aplicar tratamientos de combate, especialmente contra el pulgón. “Actualmente tenemos plantados unos 700 almendros de los cuales 140 están en producción. La recolección es rápida, ya que la almendra cae con facilidad. Una vez recogida se procede a quitar la vaina y dejar secar la almendra unos días”.



Fotos cortesía de Alejandro Hernández (Agrijoven)